Evolución del Botos de Valverde del Camino

botos de valverde del caminoLas botas camperas, o “ los botos ”, como se les llama comúnmente, son un tipo de calzado que nos evoca inevitablemente a la romería, y más concretamente al Rocío, no necesitamos recordar que Valverde del Camino juega un papel muy importante este resultado, ya que precisamente es el lugar por excelencia de fabricación de los botos camperos. Este calzado es famoso por su comodidad, su durabilidad y sobre todo por su calidad. Esta filosofía es la que siguen aún manteniendo empresas valverdeñas, como José de Mora, que a pesar de los años nunca ha abandonado sus orígenes, y no renuncia a la calidad por el diseño, sino que consigue en sus modelos la unión perfecta, como podrá comprobar en su web https://www.josedemora.com

Botos de valverde del camino

Los botos camperos aparecen en el siglo XIX, y desde entonces han acompañado a la historia del camino del Rocío, encontrándose desde los pies de los peregrinos a los de los caballitos, combinadas con traje de corto o de flamenca o con vaqueros y camisa blanca. El Rocío no es una feria, es una peregrinación y el calzado hace sufre un cambio importante debido a esta apreciación, es decir, en una peregrinación el tacón sobra, se necesita un calzado fuerte, impermeable y cómodo, para aguantar esas maravillosas horas de camino.

Pero como todo el calzado, la bota campera, ha sufrido cambios importantes a lo largo de estos años de historia. La evolución de las pieles, de los sistemas de fabricación, y sobre todo de los acabados y diseños han provocado cambios bastante grandes.

Industria de botos con solera

En los inicios de la industria de Valverde, la piel se trabajaba completamente con las manos del artesano zapatero.

Las maquinas que hoy en día encontramos en esta industria facilitan la labor del zapatero, pero en ningún caso sustituyen su función, ya que este es el responsable de que las maquinas consigan un resultado perfecto, más profesional incluso que si lo hiciera el mismo con sus manos.

Además de aumentar la calidad, la utilización de maquinaria especializada permite a la industria zapatera de este pueblo onubense innovar en diseños que hasta el momento eran imposibles de realizar.

El cuero engrasado en marrón o al natural, deja paso ahora a un amplio abanico de posibilidades en los materiales a elegir para unos botos.

Una gran cantidad de pieles, de tonalidades y calidades distintas, hacen que el producto varíe muchísimo.

Modelos de botos

En cuanto a sus acabados y diseños, también son muy variados, podemos encontrar desde la bota clásica y sencilla con suela de cuero, lisa y con un pespunte en la parte alta de la caña, hasta las tendencias más variadas con diferentes cosidos, rempujados en distintas pieles, con cremalleras, más anchas o más estrechas, es decir todos los diseños necesarios para conseguir adaptarse a todos los gustos.

Los modelos que podemos distinguir en este momento son los siguientes:

Bota española England Zaldi

Botas campera montería serraje

Bota montería serraje clásica baja

Botas montería serraje

Botinas españolas piel americana

 

Aunque hemos de decir, que últimamente las más utilizadas son las botas altas, por debajo de la rodilla, ceñidas a la pierna y con cremallera interior.

Con respecto a su cuidado, no podemos olvidar que la piel necesita hidratación, y las botas camperas están realizadas en pieles fuertes, que para que luzcan siempre como el primer día requieren de un cepillado al llegar a casa y un engrasado que consiga una hidratación completa.

La grasa de caballo es lo más utilizado para realizar esta hidratación, también es recomendable hidratarlas con crema hidratante, ya que es un producto que solemos tener más al alcance y suele dar un resultado casi idéntico al de la grasa de caballo.