Microcréditos gratis para lo que necesites

Microcréditos gratis para lo que necesitesLa sociedad española es una sociedad en la que los lazos familiares y de amistad son bastante fuertes. La gente está acostumbrada a echarse una mano cuando hace falta y por ese motivo, hasta ahora, no habíamos escuchado hablar de los microcréditos.

Cuando se necesitaba una pequeña cantidad de dinero para pagar una factura o porque por algún motivo nos habíamos quedado cortos para llegar a fin de mes la solución era fácil. Se llamaba a un familiar o a un amigo de confianza y se le pedía prestado ese dinero hasta el momento en el que se cobraba, que se le devolvía.

Microcréditos profesionales

Por supuesto, nadie pagaba ni cobraba intereses por ese dinero. Si se pedían cien euros, se devolvían cien euros y nadie pensaba en hacerlo de otra manera, especialmente porque todos prestaban o pedían en algún momento.

Pero con la crisis todo se complicó y muchas personas a las que antes se podía pedir un poco de dinero ya no contaban con ese pequeño colchón para hacer un préstamo. Incluso ni siquiera la familia podía hacerlo porque muchos padres comenzaron a ayudar a hijos en paro con sus pensiones y ahorros.

Además, hay otro problema añadido. Si se le pide dinero a la familia generalmente esta pide explicaciones. Aunque los padres normalmente prestan el dinero, no pueden evitar preguntar por qué te hace falta, cómo es que no has ahorrado o por qué te has ido de vacaciones en verano si no disponías de unos ahorros para imprevistos.

Microcréditos a tu medida

Por eso, pedir dinero a la familia ya no es una opción para todo el mundo. Sea porque la familia no puede prestarlo o porque no quieren tener que pedir explicaciones, muchos recurren a las financieras de microcréditos. Sobre todo, a aquellas que ofrecen su primer crédito gratis, es decir, sin tener que pagar ni un euro de intereses.

Para saber qué financieras ofrecen un microcrédito gratis puedes consultar en Creditosrapidos10min. Allí podrás filtrar los resultados para ver quiénes ofrecen pequeñas cantidades sin intereses para devolver en plazos muy cortos de tiempo.

Algo así como pedir dinero a los padres o a los amigos, pero sin tener que poner a nadie en un compromiso y, lo que todavía es más importante, sin tener que dar explicaciones de para qué se quiere el dinero que se ha solicitado. Un método rápido, cómodo y, la primera vez, sin intereses.