Unas vacaciones en el extranjero

Como me gusta escribir desde un sitio lejano, como me gusta que el ambiente cambie cuando tengo muchas cosas para contaros. La verdad es que viajar al extranjero es muy diferente a viajar por el mismo país, te das cuenta cómo cambia todo pareciera que hasta el aire que respiras llega a ser diferente, que hasta incluso el cielo lo han cambiado y no es el mismo que tú ves desde tu ventana. Las costumbres, la comida, sus gentes, el idioma por supuesto, todo absolutamente todo es muy diferente. Siempre he pensado que mudarse así de sopetón a otro país así sin esperarlo debe ser muy duro para las personas que lo llevan a cabo, ya no por la mudanza en sí, sino por el cambio, el hecho de no conocer bien el idioma ya es un paso atrás en vez de hacia delante, porque la forma en la que se deben comunicar no resulta ser muy fácil. Pero bueno, al final nos acostumbramos a todo, pero he de reconocer que no es lo mismo venir de visita que hacerlo para siempre.

Yo he venido a pasar varias semanas y por lo que estoy viendo todavía no os he dicho dónde estoy, Nueva York considerada la ciudad que nunca duerme es completamente para mí desde ya la mejor ciudad del mundo, tiene de todo lo que te puedas imaginar, y no solo te gusta por lo bonita que llega a ser si no por toda esa iluminación con la que te encuentras cuando acaba la noche. Me encanta cuando es de noche mucho más que cuando es de día, ahora sin ir más lejos desde la habitación del hotel puedo ver a ese ir y venir de personas de todas las razas y culturas, no me atrevo ni a contarlas porque no me darían los números, así que en lo que me voy a entretener justo después de dejaros en envolver todos los regalos que tengo ara llevarme, menos mal que antes de venir entré en https://www.hipermaterial.es y pude comprar plastico de burbujas para embalaje para poder envolver todo lo que llevo, un buen arsenal de detalles que gustará mucho a mis familiares y amigos.

Esperando volver pronto ya que si con algo me voy es con un muy buen sabor de boca, una ciudad con encanto que te deja con la boca abierta desde que llegas hasta que te vas.