Abra los ojos con Toledo

Si ya Madrid le quedó chica, expanda sus fronteras y si la cartera lo limita no se preocupe. Cerca de la capital hay diferentes lugares a los que podría ir, conocer, disfrutar y regresar en un solo día, como por ejemplo a Toledo. A continuación se muestran algunas recomendaciones para considerar a la ciudad de las tres culturas como destino de viaje.

Qué tiene Toledo de especial

Además de que solo lo separa aproximadamente una hora de carretera de la capital, en esta ciudad, a diferencia de otras zonas del país, se conservan los vestigios de las tres culturas de las sociedades que la habitaron: los musulmanes, judíos y cristianos. Por lo cual su arquitectura y otros aspectos de ella son fascinantes, es una de las ciudades medievales que mejor se ha conservado. Algunos de los sitios imperdibles son:

Mirador del Valle: las vistas más deslumbrantes de la ciudad y el río Tajo, tanto del amanecer como del anochecer, se tienen desde esta circunvalación. Tendrá hermosas perspectivas de algunos de los edificios más conocidos de Toledo, como el Alcázar; y si desea mejorar aún más la experiencia, suba hasta la Piedra del Rey Moro, dado que las panorámicas de la ciudad y su entorno lo dejarán sin palabras.

Monasterio de San Juan de los Reyes: construido por ordenanza de los Reyes Católicos se construyó esta joya arquitectónica al más puro estilo gótico isabelino. El claustro ocupa dos pisos de diversos elementos decorativos y esculturas, también hay una iglesia en su interior con un hermoso retablo. Al salir del monasterio siga por la Calle Ángel que es de las más bonitas que hay en la ciudad.

El Alcázar: esta fortaleza medieval es de las más emblemáticas de Toledo. La magnitud de dicho edificio es alucinante, fue construido en el siglo III por los romanos y fue remodelado y reconstruido varias veces hasta lucir como ahora. En su interior se encuentra el Museo del Ejército, una biblioteca y además una cafetería en una de sus torres de la última planta; sobra decir la belleza de las vistas que hay desde allí.

Plaza Zocodover: durante varios siglos ha sido la plaza mayor de la ciudad, este rectángulo porticado está rodeado de preciosos edificios de estilo castellano, lo que le concede más vistosidad. Otro buen dato que se agradece es probar los mazapanes típicos que venden algunas de las tiendas circundantes, también hay terrazas muy buenas para refrescarse un poco.

Si puede quedarse a saborear la noche, nada como recorrer las calles del casco antiguo entre las luces de sus farolas con buena compañía, las horas le parecerán pocas. Si su vehículo ya no le permite este ni ningún otro placer, lo mejor es vender coche desguace madrid. En línea hay empresas que le realizan la cotización gratuita, así para la próxima oportunidad, probablemente tenga otro automóvil en buenas condiciones que sí lo llevará a donde quiera.